Con más de 30 años de experiencia
Dr. Marco Antonio Aldaco Aguirre
248 Views

LIPO DE PAPADA

La liposucción de la papada  o lipoescultura de la papada es una operación relativamente sencilla, cuyo fin es la eliminación de la grasa localizada en la papada, con ello se busca armonizar y rejuvenecer el rostro del paciente. El Dr. Marco A. Aldaco Aguirre cuenta con amplia experiencia realizando en Tampico este procedimiento con resultados completamente seguros y satisfactorios.

La lipo de papada es un procedimiento destinado a aquellos pacientes que evidencian el acúmulo de grasa en la zona media y anterior del cuello (debajo de la mandíbula). No es recomendable realizarlo en pacientes demasiado jóvenes ni en quienes padecen obesidad mórbida, ya que no es una cirugía para bajar de peso.
Mediante la utilización de cánulas metálicas de poco calibre (2-3 mm) y desde incisiones localizadas en puntos estratégicos para que resulten invisibles, se procede al aspirado del exceso de grasa subcutánea. Es importante mencionar que las cánulas no tocan en ningún momento estructuras anatómicas sensibles como nervios, cuerdas vocales, tráquea etc.
La liposucción de papada se practica principalmente con anestesia local más sedación y es habitualmente ambulatoria, lo que significa que el paciente no debe permanecer hospitalizado ninguna noche.
Un procedimiento con muy buenos resultados pero que, como todas las liposucciones, precisa de cierto tiempo para que las estructuras se normalicen. Se precisa de aproximadamente un mes para que la inflamación se reduzca lo suficiente y, si no se ha combinado con otras técnicas, entre mes y mes y medio más para que la piel se adapte y retraiga en su grado máximo. Verás resultados a partir de la segunda semana pero es cierto que para que estos sean definitivos de precia un poco más de tiempo.
Normalmente todas las personas que se someten a una intervención, sea cuál sea, se suelen cansar con facilidad. Por ello siempre recomendamos que algún familiar o amigo pueda estar durante los primeros días. Al principio, el cuello puede parecer extraño y estar entumecido debido a la inflamación. Pueden persistir algunos morados durante un par de semana, a partir de la tercera la situación se normaliza de forma notable.