Con más de 30 años de experiencia
Dr. Marco Antonio Aldaco Aguirre
299 Views

APLICACIÓN DE BÓTOX

Botox es la mejor marca del mundo de la toxina botulínica. Realmente es un medicamento y por lo tanto, debe ser aplicada por un médico de experiencia como lo es el Dr. Marco A. Aldaco.

Aunque tiene usos en áreas como la traumatología, neurología y oftalmología, el uso más común de esta sustancia es para ayudarte a reducir los signos visibles del envejecimiento en el rostro y cuello, para que luzcas radiante.

A continuación, vamos a responder a algunas preguntas frecuentes sobre este sencillo método antienvejecimiento de consultorio.

Aplicación de Bótox en Tampico

El Botox, o Toxina Botulínica, consiste en pequeñas infiltraciones en puntos específicos que consiguen relajar la actividad muscular eliminando las líneas de expresión y arrugas manteniendo nuestros propios gestos sin perder naturalidad.
Se pueden aplicar en diversas zonas del rostro pero se prefieren en las líneas de expresión de la frente, el entrecejo o las llamadas patitas de gallo. También se puede aplicar en el cuello.
Después del tratamiento inicial se pueden observar los primeros efectos desde el tercer o quinto día y después de manera progresiva y siempre con una apariencia natural. Si tienes un evento, es necesario que consideres realizarte el procedimiento con suficiente tiempo de anticipación.
El Botox es un tratamiento que no es permanente y tiene una duración aproximada de diez a doce meses dependiendo de cada paciente, aunque se puede recomendar su aplicaciones una o dos veces al año.
Los riesgos frente a cualquier tratamiento existe, pero en cuanto al Botox son mínimos siempre que nos pongamos en manos de un buen profesional y con unos productos adecuados. Realmente no hay motivo para preocuparse.
Las edades actualmente no marcan el inicio de un tratamiento como el Botox, sino más bien las necesidades de cada rostro y de cada piel, ya que la toxina botulínica no solo es un tratamiento correctivo sino también se puede utilizar como prevención.
No, sólo se siente una ligera molestia que dura muy pocos segundos. La zona tratada no pierde sensibilidad.
Nunca salen más arrugas por dejar de ponerlo. El proceso de envejecimiento seguirá en el mismo punto que antes de iniciar el tratamiento.